Quiénes somos

quienes_somos

Historia

La Pastoral Social de Concepción es heredera de una larga tradición de servicio, que se ha caracterizado por ser muy pertinente a la realidad social y pastoral de cada época. Podemos identificar los siguientes períodos y sus énfasis:

Años 1970-1990
La Pastoral Social se puso al servicio de la defensa y promoción de los Derechos Humanos, realizando su labor entre las comunidades, promoviendo espacios comunitarios de encuentro y expresión. Canalizó la solidaridad internacional a través de proyectos que aportaron al desarrollo, en un contexto social y político muy complejo y de cambio. Asimismo, debemos destacar el servicio que realizó hasta mediados de la década de los noventa, a través del funcionamiento de la “Oficina de Proyectos” que coordinaba el proceso de presentación de solicitudes de apoyo, especialmente a Agencias de Cooperación Extranjeras.

Años ’90
Se trabaja en las Comunidades de Base, promoviendo la fraternidad y la articulación de los actores sociales. Se asume el gran desafío de transformar una “acción social”en “pastoral social”, proceso que, aunque no exento de dificultades, permitió reconstruir la identidad pastoral de esta dimensión de la evangelización. En este período se impulsaron muchas iniciativas de desarrollo de capacidades en líderes locales, mujeres y comunidades. Se trabaja coordinadamente con el Estado,especialmente a través de la ejecución de proyectos sociales en beneficio de grupos más vulnerados socialmente. En esta década nacen varias obras sociales; se articula la Red Solidaria de la Iglesia,a través de la conformación de Equipos Parroquiales de Pastoral Social. Fruto de este tiempo son los Agentes de Pastoral Social y Voluntariado de Servicio, presentes en diferentes actividades pastorales.

Década del 2000
Se avanza hacia un desarrollo institucional y de gestión. Se crean las Fundaciones Sociales como un instrumento de apoyo a la gestión, las que han contribuido hasta hoy asumiendo un servicio más profesional y especializado. Estos avances fueron posibles gracias al respaldo y confianza de los Obispos,como también de las instituciones, del Estado y privadas, llegando a ser contraparte y colaboradores reconocidos por ellos. Sin duda, en esta década se logró ampliar la cobertura de su acción y una mayor especialización en temas vinculados al desarrollo social.

2010 a la fecha
Además de continuar realizando su servicio permanente a través delas diferentes expresiones de Pastoral Social, asume el desafío de coordinar la ayuda humanitaria tras el terremoto del 27/F, en conjunto con los Obispos y sacerdotes en la emergencia y luego prestar toda colaboración en los procesos de reconstrucción en diferentes localidades junto a los párrocos, canalizando la solidaridad de tantas personas e instituciones nacionales e internacionales. Cada período, con sus énfasis y contextos, ha permitido desarrollar aprendizajes relevantes en los Equipos de trabajo del Área, los que ponemos al servicio de esta nueva etapa que hemos denominado de consolidación institucional, sentando las bases que permitieron asumir el desafío de transformar el “Área” en “Vicaría” de Pastoral Social, el 14 de mayo de 2014.